El cepillado dental es un aspecto completamente necesario para el buen mantenimiento de la boca. Eso sí: en cuestiones de limpieza, ¡no toda técnica es válida! Desafortunadamente, está comprobado que un elevado número de personas mantiene una higiene bucodental insuficiente, algo que puede desencadenar problemas en las encías, en las piezas dentales… Sigue leyendo y toma nota de algunos de los errores más comunes a la hora de lavarse los dientes.

➡️ La elección del cepillo

Escoger el cepillo de dientes idóneo es muy importante para obtener unos buenos resultados en el proceso de limpieza. Es aconsejable prestar atención a su dureza, evitando los que sean muy duros (pues podrían afectar al esmalte o dañar las encías). En cualquier caso, los profesionales de la salud bucodental pueden aconsejarte sobre la opción más recomendable en función de tus necesidades.

➡️ ¿Al terminar de comer?

¿Te lavas los dientes justo al acabar la comida? Son muchas las personas que limpian sus dientes inmediatamente después de comer, considerando que de esta forma la limpieza resultará más eficaz. Pero… ¡nada más lejos de la realidad! Conviene esperar un poco para llevar a cabo la limpieza, dejando actuar primero a nuestra propia saliva para, posteriormente, cepillar los dientes. Prueba a cepillarlos unos treinta minutos después de haber acabo de comer: resultará más efectivo.

➡️ Exceso de dentífrico y cepillo húmedo

Una mayor cantidad de pasta de dientes no implica una mejor limpieza. Evita el exceso de dentífrico, aplicando una cantidad equivalente al tamaño de un garbanzo, por ejemplo. De igual forma, ahórrate el paso de mojar el cepillo antes de lavarte los dientes. De esta forma, impedirás que se genere demasiada espuma y las cerdas de tu cepillo arrastrarán mejor la suciedad.

➡️ Cuestión de tiempo y de técnica

¿Cuánto tardas en lavarte los dientes? Para que este hábito resulte efectivo, lo ideal es cepillar los dientes al menos durante dos minutos. Menos tiempo resultaría insuficiente para eliminar la suciedad acumulada. Asimismo, conviene tener presente que, para conseguir una limpieza eficaz, es importante alternar los movimientos circulares con movimientos desde la encía hasta el diente. Evita los desplazamientos en horizontal, pues únicamente conseguirás desplazar la suciedad de un lado a otro.

➡️ Para complementar el cepillado

Recuerda que, para completar el cepillado, existen otros elementos importantes como el hilo dental y el enjuague bucal. Su empleo permitirá completar la limpieza de tus dientes y te ayudará a mantener una boca sana.

Estas son solo algunas recomendaciones para que el proceso de limpieza resulte eficaz. ¿Tienes dudas acerca de las técnicas de higiene? Te animamos a seguirnos en redes sociales, realizar tu consulta y a dejarte asesorar por nuestro equipo. Pide cita en nuestra clínica.