Cepillarse los dientes es esencial para mantener en buen estado la boca. A diferencia de lo que muchas personas piensan, muchos problemas de limpieza no están causados por una higiene insuficiente, sino por una higiene inadecuada. La duración y velocidad del cepillado, así como los movimientos empleados, determinarán el éxito de esta práctica. Recuerda además que, en cuestiones de higiene bucodental, el cepillado es la práctica más importante, pero no la única. Complétala con el uso de hilo dental, colutorio… ¡y limpiezas profesionales en tu centro clínico! Y tú, ¿cuánto tiempo dedicas a lavarte los dientes?

Compartimos aquí unas recomendaciones elaboradas por el Consejo General de Dentistas para el cuidado del cepillo de dientes en época de pandemia por la Covid-19.

 

Lavarse muy bien las manos con agua y jabón antes de tocar el cepillo. Los virus pasan de la mano a la mucosa oral.

Proceder al cepillado de dientes habitual con pasta fluorada durante 2 minutos, al menos, 2 veces al día. Por la noche, además, tenemos que asociar la higiene interdental, bien con hilo de seda o con cepillos interproximales.

Enjuagar bien el cepillo después de cada uso al objeto de eliminar restos de pasta y alimenticios. El cepillo de dientes puede ser una fuente de bacterias, virus y hongos, por lo que debemos mantenerlo siempre limpio.

Mientras dure la epidemia se recomienda desinfectar el cabezal del cepillo de dientes con povidona iodada al 0.2%, agua oxigenada diluida al 1% o cloruro de cetilpiridinio al 0.05-0.1%, durante 1 minuto.

Secar bien el cepillo, dando vueltas de derecha a izquierda para eliminar el exceso de agua y la humedad.

Los cepillos deben almacenarse con el cabezal hacia arriba, alejados del sanitario (al menos, 1 metro) para evitar su posible contaminación. El SARS-CoV-2 también está presente en orina y heces. Lo ideal es no tener el cepillo de dientes a la vista sino guardado.

Los cepillos no deben guardarse amontonados por el riesgo de contaminación cruzada de uno al otro al tocarse.

Al finalizar, volver a lavarse bien las manos con agua y jabón durante 40 segundos.