Aunque el sarro y la placa bacterianas se acumulan en los dientes, debes saber que no son lo mismo. Por eso, te contamos las diferencias entre el sarro y la placa bacteriana para que puedas realizar una buena prevención oral.

Diferencias entre el sarro y la placa bacteriana

¿Qué es la placa bacteriana?

La placa bacteriana es la acumulación de bacterias entre los dientes. Se produce como consecuencia de la saliva y los alimentos que ingerimos. No tiene color, es pegajoso y se adhiere a los dientes de forma natural.

El riesgo de la placa es que daña el esmalte de los dientes y las encías, generando el riesgo de que aparezcan caries y enfermedades como la gingivitis.

¿Qué hay que hacer para combatirla? Es sencillo: seguir una buena rutina de higiene dental. Cepillado-3 veces al día-, hilo dental y enjuague bucal. Si no se combate, aparecerán las enfermedades y se convertirá en sarro, pues el sarro es el resultado de la mineralización de la placa bacteriana.

¿Qué es el sarro?

El sarro aparece cuando la placa bacteriana se endurece en las piezas dentales. Su acumulación varía según la persona y la edad, suele ser de color amarillento y es consecuencia directa de una higiene oral deficiente.

Para eliminarlo, se requiere de una limpieza dental profunda realizada por un profesional. Es placa calcificada, bastante dura, por lo que no se eliminara con una rutina de higiene dental en casa.

En Atauri&Cano te ayudamos a eliminar el sarro y a mantener unos dientes sanos y estéticos.